Línea Estratégica FGCSIC: Especies amenazadas

Entrevista a JORDI BASCOMPTE

Profesor de Investigación Estación Biológica de Doñana del CSIC

«Los banqueros se han puesto a estudiar Ecología»

La carrera investigadora de este biólogo experto en redes mutualistas le ha llevado desde la Universidad de Barcelona, donde comenzó su formación, hasta la Estación Biológica de Doñana. En el año 2004 obtuvo el Premio Joven Investigador Europeo

Usted estudia las redes entre las diferentes especies de la naturaleza y sus interacciones, combinando los modelos matemáticos con las simulaciones y el análisis de campo. ¿Cómo es posible dicha combinación?
La idea es ver qué limitaciones tiene cada una de las aproximaciones, qué ventajas te proporcionan unas sobre otras e intentar hacer esa sutura lo mejor posible. Por ejemplo, en nuestro trabajo de redes de especies que interaccionan, los datos de campo son estáticos. Tenemos una matriz con las especies y sus interacciones, pero no puedes ver cómo varían con el tiempo, cuán robustas son si se pierde una especie. Para abordar ese tipo de cuestiones dinámicas hemos de mirar modelos matemáticos. La idea es coger un modelo matemático, pero en lugar de asumir una situación totalmente aleatoria, lo alimentamos con la estructura de las redes que vemos en la naturaleza.

¿En qué grado dependen sus investigaciones de la colaboración con otras disciplinas, como por ejemplo la Física?
En un grado muy alto. Combinar distintas aproximaciones requiere, en primer lugar, tener conciencia de que existen; hay que llegar a entenderlas mínimamente para ver el potencial que tienen y cómo pueden ser útiles.




Jordi Bascompte en su despacho de la Estación Biológica de Doñana


Cuando hice el doctorado compartí despacho con dos físicos y un informático teórico. Fue entonces, a través del contacto diario, cuando me di cuenta de las diferencias de aproximación tan grandes que hay entre la Biología y la Física. Los biólogos somos buenos a la hora de describir cosas y para detectar diferencias entre especies y comunidades, mientras que los físicos son buenos buscando principios unificadores, propiedades invariantes, y mecanismos. Esa visión dinámica permeabilizó en mi investigación y me llevó a aplicarla a la Biología. Continué trabajando en mi campo, resolviendo preguntas que me planteaba la Ecología, pero tanto mi filosofía como las herramientas utilizadas para responder a dichas preguntas se volvieron muy diferentes. Esa visión ha sido una clave muy importante del éxito de mi trabajo.

Ha comparado la relación de plantas y animales en las redes de dependencia mutua con Internet. ¿Podría explicarlo?
En ciencia estamos acostumbrados a abordar sistemas complejos a través del paradigma reduccionista. Nuestro modelo se basa en desmontar esa cosa tan complicada, coger un elemento básico, como una hormiga, una neurona o un servidor de Internet, y estudiar lo más que puedas esa unidad con la creencia de que a partir de ese conocimiento consigues escalar y obtener una visión de cómo funciona el sistema entero. Ahora sabemos que los sistemas complejos funcionan de otro modo: existen algunas propiedades emergentes, y otras que no se explican a partir de la extrapolación de las piezas básicas.

Nuestra forma de hacer ciencia pretende contemplar el sistema completo, y eso permite comprobar que no son tan importantes los detallitos de una especie como la forma en la que se ecuentra ensamblada con otras, esto es, la estructura de la red. En sistemas como Internet o los ecosistemas, la forma en la que estas redes están estructuradas, su arquitectura, va a
tener mucho que decir sobre cuán robustas son si se pierde un elemento. Eso es lo que hace a Internet parecido a las redes de un ecosistema.

¿Cabe pensar que los humanos aplicamos de manera consciente la organización y la relación que se da entre las redes de un ecosistema a nuestra vida?
Sí, eso ya ocurre. Por ejemplo, el trabajo que mi grupo ha hecho para entender las redes de mutualismo entre especies naturales ha tenido un impacto no sólo dentro de la Ecología, sino más allá.

Hace poco más de un año hubo una reunión organizada por la Reserva Federal de Nueva York y la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos, con motivo de la “En la investigación científica, hay que romper la tendencia hiperespecialización y volver a una idea más interdisciplinar”crisis financiera. La idea era pensar qué se puede hacer para reducir lo que ellos llaman riesgo sistémico, que es un concepto muy parecido al que utilizamos para medir la robustez de un ecosistema. Allí salió a la luz nuestro trabajo con redes mutualistas y la posibilidad de pensar en el sistema financiero como una red de mutualismos, para analizar su estructura a partir de lo que sabemos de estas redes naturales y llegar a conocer si estas estructuras contribuirían a su estabilidad. Hubo gente que se dedicó a ensamblar una red en la que cada nodo era un banco, que entre ellos se prestan dinero, lo que constituye un enlace, y se vio que la estructura bancaria es muy parecida a la descrita para redes mutualistas.

La moraleja de eso es un comentario en Nature titulado “Ecology for bankers”: los banqueros están estudiando ecología y nuestras redes mutualistas, de manera que los físicos y los economistas buscan inspiración en nuestros trabajos para hacer sus redes más robustas.

Las situaciones difíciles despiertan la creatividad y la búsqueda de soluciones nuevas...
Sí, y es una prueba más de que hay que romper la tendencia a la hiperespecialización y volver a una idea más interdisciplinar, porque es en esas fronteras entre las áreas de conocimiento donde las cosas hierven y se producen los grandes avances. Dentro de un campo concreto estamos muy restringidos por la forma de pensar dominante, pero en esas fronteras no hay camino. Te lo construyes tú.

Publicado en Núm. 01


  • ® Fundación General CSIC.
    Todos los derechos reservados.
  • Lychnos. ISSN: 2171-6463 (ed. impresa en español),
    2172-0207 (ed. impresa en inglés) y 2174-5102 (ed. digital)
  • Privacidad y Aviso legal
  • Contacto

¿Te gusta lo que hacemos? Síguenos en todo momento, a través de Facebook, Twitter y YouTube

Opciones de búsqueda