Energía y automoción: impacto socioeconómico

Entrevista a JAVIER GARCíA MARTíNEZ

Universidad de Alicante

«El coche eléctrico será una opción solo para un nicho de mercado bastante reducido»

Javier García Martínez analiza en esta entrevista, entre otros temas, el papel de la nanotecnología como agente decisivo en el desarrollo socioeconómico, así como las oportunidades que ofrece en la producción, uso y ahorro de energía.

Desde su posición como miembro del World Economic Forum, ¿cuál piensa que será el impacto esperable de las nuevas tecnologías en la economía del futuro?
Las nuevas tecnologías tienen un papel muy importante en la mejora de la competitividad de las empresas, en nuestra calidad de vida y en la solución a los grandes problemas a los que nos enfrentamos como sociedad, fundamentalmente el suministro seguro y sostenible de energía, agua y DESTACADOSPerfil: Javier García Martínez
alimentos. El World Economic Forum analiza y promueve innovaciones capaces de crear nuevas empresas, mercados más competitivos y soluciones novedosas a grandes problemas actuales. Dentro de unos días, tenemos la reunión del Annual Summit of the New Champions en Dalian, China. El tema de este año es especialmente interesante, Mastering Quality Growth. En los últimos años China ha crecido rápidamente gracias a productos de baja calidad  y muy bajo coste. En la actualidad, estamos observando como emerge una nueva realidad. Hoy China exporta productos de alta tecnología a precios muy competitivos. De hecho, China ya es el segundo país que más invierte en I+D, eclipsando a Japón y los países europeos y, junto con India, gradúa a más ingenieros que ningún otro país. También la calidad de su investigación ha mejorado rápidamente convirtiéndose en un líder mundial en I+D en campos estratégicos como en energía solar. Por todo ello, cabe esperar que China se convierta en una potencial mundial en alta tecnología en los próximos años. Será interesante aprender más sobre la vertiginosa transformación de la economía china en la reunión de la semana que viene en Dalian.

La reunión preparatoria de Davos será este año en Octubre en Abu Dhabi. Allí se reunirá la Asamblea General del World Economic Forum que, dividida en distintos comités, estudiará los temas clave de la próxima reunión del Foro en Davos. En el Consejo de Tecnologías Emergentes estamos especialmente interesados en la nanotecnología y su aplicación a la producción energía limpia. Algunos de los temas que debatiremos incluyen el papel de las nuevas tecnologías en la salida de la crisis, las consecuencias de los recortes en I+D en Europa y EEUU y el papel de las economías emergentes en el futuro de la innovación.






En su opinión de experto, ¿qué tecnologías son las más interesantes?
Las innovaciones que más nos interesan son las tecnologías disruptivas, capaces de crear mercados totalmente nuevos o solucionar grandes problemas haciendo las cosas de forma diferente. Hacer las cosas mejor ya no es suficiente. La verdadera innovación está en adelantarse a las demandas del consumidor y ofrecer soluciones que permitan extender el número de potenciales clientes, ofreciendo productos y servicios más sencillos, más intuitivos, más atractivos. Por ejemplo, Nintendo vende videojuegos a personas que nunca habían jugado con el ordenador antes gracias a la Wii, una videoconsola inalámbrica que permite jugar de La prioridad de cualquier empresa innovadora debe ser captar y retener el mejor talento disponible y favorecer la creatividad, el pensamiento crítico y el trabajo en pequeños gruposforma intuitiva, sencilla y divertida. La solución más tradicional, esto es, mejorar la calidad de los gráficos y la capacidad de procesamiento por la que apostaron Sony con la Play Station 3 y Microsoft con la Xbox 360 atrajo únicamente a los clientes habituales, a los que ya estaban enganchados a los videojuegos.

El reto ahora consiste en encontrar soluciones disruptivas a problemas más ambiciosos, como la producción de energía limpia o la lucha contra el cambio climático.  Evidentemente esto es mucho más difícil. Por un lado está la dificultad técnica, por otro, la falta de incentivos que tienen las empresas y las instituciones capaces de desarrollar estas soluciones, y, finalmente, la escasez de talento capaz de encontrar respuesta a problemas tan complejos.  Necesitamos personas capaces de liderar este tipo de esfuerzos. La Fundación Bill & Melinda Gates es un ejemplo de liderazgo personal y visión en este sentido. Mediante el uso de tecnologías relativamente sencillas, esta Fundación está haciendo realidad lo que parecía imposible, que un experto en nuevas tecnologías ponga su talento y recursos al servicio de los que más lo necesitan.

En los últimos años, usted ha inventado y comercializado más de veinte patentes. ¿Cuáles son las claves para favorecer la innovación?
La puesta en valor de la creatividad, esto es, la innovación, en mi opinión, solo se posible si se tiene el talento adecuado, un liderazgo fuerte y una visión ambiciosa. La prioridad de cualquier empresa innovadora debe ser captar y retener el mejor talento disponible y favorecer la creatividad, el pensamiento crítico y el trabajo en pequeños grupos. Al fin de cuentas, las ideas nacen de personas con la capacidad, el tiempo y los recursos necesarios para crear libremente. El equipo ejecutivo debe conocer y apreciar el proceso creativo, no solo los balances de cuentas. Hay muy pocos consejeros delegados que tengan alguna experiencia en I+D; en general su experiencia es de gestión y financiera. La innovación más interesante, la que realmente merece la pena, necesita de una ambición más allá de resultados a corto plazo o actitudes conformistas.

La nanotecnología es hoy un agente decisivo en el desarrollo socioeconómico y algunas estimaciones señalan que el mercado global nanotecnológico alcanzará el billón de euros en 2015. ¿Va a ser la nanotecnología la próxima gran revolución tecnológica?
La nanotecnología tiene algunas características que la hacen especialmente prometedora. En primer lugar, se trata de una revolución científica. Como antes la mecánica cuántica o la teoría de la relatividad, la nanotecnología modifica nuestra comprensión de la realidad con explicaciones que no son intuitivas, extendiendo nuestro horizonte de conocimiento. Gracias a los avances en nanotecnología, hoy sabemos que los sólidos cambian sus Estamos aplicando nuevas técnicas de nanotecnología para la producción de biocombustibles, celulares solares y catalizadores para la industria químicapropiedades cuando su tamaño se reduce a unos pocos nanómetros. Este fenómeno no solo es científicamente muy interesante sino que nos permite preparar nuevos materiales con propiedades totalmente nuevas. Las oportunidades son enormes: desde paneles solares que no necesitan silicio a nanopartículas capaces de detectar y tratar tumores en estados iniciales del cáncer, reduciendo los efectos secundarios y mejorando su eficacia. Esta es otra de las características más interesantes de la nanotecnología: produce soluciones radicalmente nuevas y cuya aplicación depende, en gran medida, de nuestra  imaginación. Su impacto económico está aún por ver, pero si analizamos la evolución del número de patentes en nanotecnología está claro que la oportunidad es real, ya que las innovaciones en este campo crecen exponencialmente, una señal que se adelanta a las nuevas olas tecnológicas.

Su trabajo en la Universidad de Alicante se centra en el uso de nanomateriales en aplicaciones energéticas. ¿Qué oportunidades existen en este campo?
En el Laboratorio de Nanotecnología Molecular desarrollamos una amplia gama de nanomateriales para aplicaciones energéticas. Estamos aplicando nuevas técnicas de nanotecnología para la producción de biocombustibles, celulares solares y catalizadores para la industria química. Para nosotros ha sido muy importante trabajar con empresas y centros tecnológicos, lo que nos ha permitido comercializar algunos descubrimientos que hemos patentado en los últimos años. 

Sin duda, la nanotecnología ofrece enormes oportunidades en la producción, uso y ahorro de energía. Uno de los campos más prometedores en esta línea son las nuevas células fotovoltaicas flexibles que no requieren silicio y que suponen una alternativa barata y limpia para transformar luz solar en corriente eléctrica. El uso de nanopartículas permite mejorar la eficiencia de estos sistemas, que sin duda es el reto pendiente de esta tecnología. Otro aspecto importante hacia el uso generalizado de las energías renovables es la capacidad de almacenar la corriente eléctrica que se genera cuando el viento sopla o luce en sol. En este sentido, la nanotecnología está reduciendo significativamente el tiempo de recarga y el peso de las baterías. Este es un aspecto fundamental para el desarrollo definitivo del coche eléctrico que debe mejorar en cuanto a autonomía, aceleración y coste. Pero una de las oportunidades más claras y a más corto plazo es el uso de nanomateriales en ahorro y eficiencia energética. El uso de nanocomposites puede reducir significativamente el peso de coches, trenes y aviones a la vez que se mejora su resistencia al impacto. El aislamiento de edificios permite ahorrar una enorme cantidad de energía que se incrementa notablemente si se utilizan recubrimientos que impiden fugas y facilitan su limpieza. En resumen, existen numerosas oportunidades de la nanotecnología en aplicaciones energéticas. En la mayoría de los casos, encontrar la solución adecuada depende de nuestra capacidad de imaginarla.

¿Qué pilares son claves para desarrollar con éxito las nuevas tecnologías de propulsión eléctrica? ¿Será posible un transporte sin CO2?
Los combustibles líquidos que utilizamos en los coches tienen muchas ventajas que son difíciles de remplazar por alternativas más ecológicas. En primer lugar, destaca su alta densidad energética (esto es, la energía que almacenan por unidad de masa), por otro lado, son fáciles de transportar y distribuir (oleoductos, surtidores, depósitos), y, finalmente, son muy baratos. Los biocombustibles constituyen la alternativa más sencilla, ya que puede utilizarse la infraestructura de surtidores y los motores de combustión interna con pequeñas modificaciones. Desgraciadamente, excepto en algunos países como Brasil, esta alternativa no acaba de consolidarse. Por un lado, está su elevado coste (especialmente si tenemos en cuenta que están fuertemente subvencionados), su impacto sobre el precio de los alimentos y algunos problemas técnicos, tales como su estabilidad y elevada acidez. Además no está nada claro que no contribuyan al cambio climático, especialmente si se tiene en cuenta la energía que se necesita para producir los fertilizantes y la enorme cantidad de agua necesaria para cultivar El coche eléctrico es, sin duda, la apuesta más clara para un transporte libre de CO2. Sin embargo esta opción se enfrenta a algunos retos importanteslas cosechas de las que se extraen los biocombustibles. Hay algunas alternativas a estos problemas (como el uso de desechos de la agricultura y algas), pero todavía tienen importantes retos técnicos.

Las células de combustible ofrecen otra alternativa, en teoría totalmente limpia, ya que utilizan hidrógeno como combustible, con lo que el único residuo es agua. En realidad, esto solo es cierto si el hidrógeno (que no se encuentra libre en la naturaleza) se produce a partir de fuentes que no generan CO2. Desgraciadamente, el hidrógeno se produce fundamentalmente a partir de carbón. Además existen numerosos retos técnicos, tales como el transporte y almacenamiento seguro y eficiente del hidrógeno, y logísticos, ya que supone cambios profundos en el funcionamiento del coche y en la distribución y suministro de combustibles.

El coche eléctrico es, sin duda, la apuesta más clara para un transporte libre de CO2. Sin embargo esta opción se enfrenta a algunos retos importantes. En primer lugar, son necesarias baterías más ligeras, baratas y capaces de recargarse y suministrar corriente rápidamente (mejora en la potencia de las baterías). Por otro lado, son necesarios cambios importantes en los coches y disponer de suficientes puntos de recarga. Por último, debemos recordar que los sistemas eléctricos son tan limpios como lo son los sistemas que generan esa electricidad.

En mi opinión, en los próximos años, el coche eléctrico será una opción solo para un nicho de mercado bastante reducido. Durante ese tiempo, la industria automovilística se transformará para ofrecer productos más diversificados, pensados para distintos tipos segmentos de mercado.

Sus investigaciones en el campo de la nanotecnología para controlar la estructura de los catalizadores que se aplican en la producción de gasolina y diesel, le valieron un Premio TR35. ¿Qué aporta esta nueva tecnología?
Como es evidente, existe un notable interés en mejorar la eficiencia en la producción de gasolina y diesel, debido, por un lado, al enorme beneficio económico que representa cualquier mejora en la producción combustibles fósiles y, por otro, por el ahorro energético y para el medio ambiente que supone reducir los residuos producidos en el proceso de refino de crudo. Mi descubrimiento consiste en la introducción de porosidad en los catalizadores que se utilizan en la refinería, de forma que las fracciones más pesadas del crudo, que no caben en el interior de los catalizadores actuales, puedan transformarse en gasolina y diesel gracias a la porosidad introducida. En 2005, fundé RiveTechnology, una spin-off de MIT, para comercializar este descubrimiento. Hoy en día, mis catalizadores están funcionando en una refinería de EEUU con notable éxito.

La introducción de porosidad en catalizadores no se reduce a operaciones de refino. En la actualidad estamos estudiando también estos materiales para la producción de biocombustibles de segunda generación, el tratamiento de agua y la separación de gases. Este descubrimiento abre enormes posibilidades en campos muy distintos y puede producirse a gran escala, ya que se trata de un proceso sencillo, barato y respetuoso con el medio ambiente.

¿Qué medidas deben tomarse para promover el espíritu emprendedor en la universidad española?
Con casi la mitad de nuestros jóvenes en paro, no podemos seguir educando para la empleabilidad. Mejorar continuamente el currículo con cursos, títulos, informática, idiomas y cualquier cosa que aumente nuestras oportunidades de encontrar empleo, no es una alternativa viable. No hay mercado que pueda asumir que los jóvenes que salen de nuestras aulas cada año se conviertan automáticamente en demandantes de empleo. Necesitamos que muchos de ellos sean también generadores de puestos de trabajo.

Para cambiar esta tendencia es necesario crear todo un nuevo ecosistema que promueva la creación empresarial. La educación en valores como la aceptación del riesgo, el trabajo en equipo y la capacidad de comunicar ideas en público deben incorporarse de forma transversal en los programas de estudio. Los profesores son un elemento clave en este proceso. Por un lado es necesaria la incorporación, en algunos casos a tiempo parcial, de nuevos docentes con experiencia en creación y dirección de empresas de base tecnológica. Por otro, los profesores pueden aprovecharse de la colaboración con empresas mediante procesos de cofinanciación de proyectos de investigación que permitan a la universidad comercializar los descubrimientos desarrollados por sus trabajadores y, a estos, crear y beneficiarse de la creación de empresas de base tecnológica que comercialicen sus patentes. Los modelos actuales, excesivamente proteccionistas, desincentivan a aquellos que quieren asumir el riesgo de crear nuevas empresas desde la universidad.

Los profesores que atraigan financiación privada a la universidad y creen empresas de base tecnológica deben ver recompensada su actividad de transferencia tecnológica en los procesos de selección y promoción interna. En la actualidad, quienes asumen riesgos están en una situación de desventaja sobre los compañeros que publican sus resultados. Solamente si incentivamos las actividades que intentamos promover es posible contar con los profesionales que reúnan las características que buscamos.

Las medidas para salir de la crisis no pueden limitarse a reducción del gasto. Es necesario establecer las bases, la ambición y las estructuras que favorezcan la creación de oportunidades, empresas y empleo. Estos cambios nos son fáciles, requieren asumir riesgos y compromisos a largo plazo, pero son la única manera de crear ingresos, innovación y empleo de calidad.

Perfil: Javier García Martínez

Profesor titular y director del Laboratorio de Nanotecnología Molecular de la Universidad de Alicante donde trabaja en la fabricación de nanomateriales para aplicaciones energéticas. Es inventor de 24 patentes, la mayoría en aplicación comercial, y autor de un buen número de artículos, libros y capítulos científicos. Entre los más recientes, cabe citar “Nanotechnology for the Energy Challenge” Wiley-VCH (2010) y “The Chemical Element: Chemistry Contributions to our Global Challenges” Wiley-VCH (2011).

Fundador de la empresa de base tecnológica RiveTechnology, que comercializa la tecnología que desarrolló él mismo durante su estancia postdoctoral Fulbright en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). RiveTechnology ha conseguido 47 millones de dólares de inversión de capital riesgo y da trabajo a más de treinta personas.

Vicepresidente del Consejo de Tecnologías Emergentes del Foro Económico Mundial de Davos, participa asimismo como miembro del Foro de Young Global Leaders y del bureau de la IUPAC (Union of Pure and Applied Chemistry). Es asesor de la Comisión Europea para temas innovación y emprendimiento, y experto y evaluador del European Institute of Technology and Innovation (EIT) desde 2009.

Publicado en Núm. 06


  • ® Fundación General CSIC.
    Todos los derechos reservados.
  • Lychnos. ISSN: 2171-6463 (ed. impresa en español),
    2172-0207 (ed. impresa en inglés) y 2174-5102 (ed. digital)
  • Privacidad y Aviso legal
  • Contacto

¿Te gusta lo que hacemos? Síguenos en todo momento, a través de Facebook, Twitter y YouTube

Opciones de búsqueda