Septiembre 2012

JOSé IGNACIO FERNáNDEZ VERA

Director General de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT)

La ciencia es una tarea de todos

 La crisis financiera que está viviendo la denominada «Eurozona» tiene entre uno de los países más afectados a España. En este entorno tan complejo, la economía española se ha visto forzada durante 2011 y 2012 a reducir el déficit del sector público, como paso previo a una futura reducción del nivel de deuda que se acometerá durante los próximos años, mediante programas de austeridad con ajustes del gasto e inversión pública y las correspondientes medidas fiscales.





El impacto de estas medidas puede ser mayor en los sectores y actividades estratégicos con dificultades para conseguir fondos de origen privado, y por tanto más dependientes de la financiación pública, entre los que se encuentra la investigación, el desarrollo y la innovación (I+D+i). Este sector, muy afectado por la falta de financiación pública, ha visto reducidos sus presupuestos desde el año 2009. Esta situación es preocupante teniendo en cuenta que es un sector que permitirá contribuir a mejorar competitividad de nuestro país.

La ciencia es un producto de la sociedad y para la sociedad. La participación privada es crucial para su mantenimiento. La investigación y el desarrollo son la clave para aumentar el conocimiento, imaginar nuevos mundos y diseñar sociedades más competitivas. El ser humano no ha sufrido ninguna evolución biológica significativa desde el inicio de la humanidad, hace aproximadamente 10.000 años, sin embargo el conocimiento adquirido a lo largo de todos estos años permite que ahora contemos con una capacidad incomparable para mejorar las condiciones de nuestra vida.

Cada uno desde que nace, por el simple hecho de ser parte de la sociedad, construida con esfuerzo a lo largo de muchos años, y sin apenas darse cuenta se aprovecha en su día a día de la información derivada de incontables procesos de prueba y error, extraída de las conclusiones de innumerables experimentos, o basada en la rigurosa observación de la naturaleza. Podemos vivir como lo hacemos gracias a los hallazgos y a las aplicaciones que de ellos se derivan.

No pretendo desde esta Tribuna reflexionar sobre las vías para crear valor económico a partir del conocimiento generado en los centros de investigación o a partir de la transferencia tecnológica, sino hacerlo sobre la participación ciudadana y del llamado tercer sector, las fundaciones privadas, a favor de la ciencia.

El apoyo de los diferentes agentes que conforman la sociedad debe abordarse desde una perspectiva holística. Ya que el conocimiento que se deriva de la investigación, el desarrollo y la innovación es mucho más que un avance técnico. La ciencia necesita a la sociedad, y La ciencia es un producto de la sociedad y para la sociedad. La participación privada es crucial para su mantenimientodebe encontrar su apoyo en la búsqueda de las soluciones a los problemas que le afectan.

Una cuestión sobre la cual deberíamos meditar es si se ha hecho el esfuerzo necesario para permitir, a quien ahora deseamos que nos ayude, que exponga qué es lo que espera de la ciencia, y cómo considera que nos puede ayudar.

La ciencia no es de los temas que más interesen a la población.. Al menos así lo refleja el último estudio de percepción social de la Ciencia y la Tecnología elaborado por la FECYT. No obstante, el interés por la ciencia y la tecnología ha experimentado una evolución muy positiva, aumentando casi un 40% en el periodo 2006-2012, al pasar de ser un tema de interés prioritario para el 9,6 al 15,6% de los ciudadanos españoles. Además, la población muestra un elevado interés por cuestiones relacionadas con la ciencia, como son la medicina y salud, el medio ambiente y la alimentación: en 2012 la proporción de entrevistados que hace referencia a la información sobre medicina y salud es similar a la que muestra su interés por el deporte o por el trabajo y empleo, ámbitos de mayor interés ciudadano. Frente estos datos no podemos olvidar, los relativos al nivel de la cultura social de la ciencia, que ponen de manifiesto un nivel de cultura científica insuficiente en nuestro país.

Esta situación ha propiciado que en las iniciativas relacionadas con la búsqueda de apoyo social se hayan usado argumentos basados en aspectos emocionales. Lo cual ha producido resultados no acordes ni con el tamaño del Sistema ni con la valoración que los ciudadanos hacen de la ciencia española. No conviene olvidar que cualquier solicitud de ayuda debe construirse sobre tres ejes esenciales: generación de confianza, cumplimiento de compromisos y rendición de cuentas.

Las fundaciones privadas españolas invierten anualmente en España una cantidad próxima a 0,8% PIB en sus actividades fundacionales, fundamentalmente acción social, arte y cultura, y sin embargo realizan una aportación testimonial a la ciencia. Este dato, por sí sólo demuestra que las fundaciones privadas españolas desarrollan una muy importante labor, pero que no encuentran en la ciencia el foco que sería deseable, habida cuenta de lo que sucede en otros países de nuestro entorno.

No hay evidencia de que los ciudadanos de otros países sean más solidarios que nosotros;, la diferencia puede ser que la ciudadanía española actual no encuentra las herramientas, ni los procesos, que fomenten su participación en favor de la ciencia, tal y como ocurre en otros lugares o, lo que es más importante, no se ha establecido un sistema de comunicación adecuado de la ciencia con la sociedad, que pueda generar confianza en el ciudadano, a través del contacto próximo y, muy importante, de la rendición de cuentas.

Debemos asumir que si queremos tener derecho a imaginar un mundo mejor, debemos invertir en él. Esa es la tarea de todos.

Publicado en Núm. 10


  • ® Fundación General CSIC.
    Todos los derechos reservados.
  • Lychnos. ISSN: 2171-6463 (ed. impresa en español),
    2172-0207 (ed. impresa en inglés) y 2174-5102 (ed. digital)
  • Privacidad y Aviso legal
  • Contacto

¿Te gusta lo que hacemos? Síguenos en todo momento, a través de Facebook, Twitter y YouTube

Opciones de búsqueda