I+D en especies amenazadas: Proyectos Cero de la FGCSIC

PABLO VARGAS

Real Jardín Botánico de Madrid, CSIC

Estudio de plantas amenazadas en España: ¿hay fósiles vivientes aún desconocidos?

El autor considera que se debe realizar un estudio intensivo prioritariamente sobre estos cinco géneros de plantas con flores: Avellara, Castrilanthemum, Gyrocaryum, Naufraga y Pseudomisopates, ya que en estos casos se cumplen dos de los tres criterios para seleccionar fósiles vivientes, es decir, aislamiento taxonómico, pues todos ellos constan de una sola especie, y aislamiento geográfico, ya que todos ellos presentan pocas poblaciones e individuos.

El estudio de la conservación de plantas en España ha experimentado un crecimiento muy notable en los últimos diez años. La base del conocimiento de la diversidad vegetal se fraguó durante siglos, pero no fue hasta finales del siglo XX cuando se consolidó con publicaciones parciales como son las floras de provincias, de comunidades autónomas o de la península Ibérica e Islas Baleares. DESTACADOSPerfil: Pablo Vargas
Sin embargo, sigue estando pendiente una flora española completa (continental e insular). A pesar de ello se hicieron unos primeros intentos de dar a conocer el estado de conservación de algunas especies en los años 80 con la publicación de un libro rojo (Gómez Campo et al. 1987) y varios catálogos regionales de plantas amenazadas que en muchos casos se alejaban alarmantemente de criterios científicos. Con mucho mayor delito que las multas ocasionalmente impuestas, se pueden observar listados de plantas amenazadas publicados poco después en boletines oficiales nacionales y autonómicos, y que desgraciadamente conllevan una errónea normativa legal. Por todo ello, fue muy bienvenida la iniciativa de más de un centenar de botánicos de toda España que de manera consensuada confeccionaron listas críticas sobre el estado de amenaza de las plantas continentales e insulares de España a principios del siglo XXI. Nunca antes tantos botánicos se habían reunido para sacar adelante semejante empresa. Esto no quiere decir que las listas resultantes, a las que se les aplicaron los criterios más estrictos de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), sean definitivas. Ni mucho menos. No obstante, estas publicaciones supusieron un punto de inflexión, y en concreto la lista de la flora amenazada del 2000 (Atlas de la flora amenazada) y el libro rojo derivado (Bañares et al. 2004). Ambos pueden ser consultados en: http://www.mma.es/portal/secciones/biodiversidad/inventarios/inb/flora_vascular


  Una margarita que pasó desapercibida hasta el año 1996 es el Castrilanthemum debeauxii. Sin duda es uno de los géneros que ofrece mayores garantías de ser considerado fósil viviente. / Foto: Gabriel Blanca.



Datos sobre biodiversidad vegetal en España y su grado de amenaza
La península Ibérica alberga una elevada biodiversidad vegetal con algo más de 8.000 táxones (especies y subespecies) de plantas con flores, aunque esta cifra varía según autores y criterios taxonómicos. De ellas, unas 7.500 se encuentran en la España "La península Ibérica alberga una elevada biodiversidad vegetal con algo más de ocho mil táxones (especies y subespecies) de plantas con flores"peninsular, Islas Baleares, Ceuta y Melilla, mientras que en las Islas Canarias se pueden encontrar unos 1.500 táxones. Estos datos nos sitúan a la cabeza de Europa en número de especies continentales. Lógicamente no todas las especies tienen problemas de conservación. Sucesivas evaluaciones y reevaluaciones de las primeras listas y libros rojos durante la primera década del siglo XXI permitieron revisar a fondo 747 táxones (Moreno 2008). Gracias al esfuerzo de muchos botánicos, y a pesar de la exigua financiación recibida, se consiguió realizar en el campo un seguimiento de 551 táxones durante tres años. La última evaluación de la "Lista Roja" (Moreno 2008), después de aplicar los criterios más recientes de amenaza según la UICN (2001), arroja los siguientes resultados para táxones españoles (de mayor a menor grado de amenaza): 25 extintos, 308 en peligro crítico, 278 en peligro y 610 vulnerables.


No confundir endemismos con especies amenazadas
Una confusión muy común se produce al equiparar endemismo y especie amenazada. Un endemismo es un taxon exclusivo de un territorio concreto, independientemente del número de poblaciones que se distribuyan en el mismo. Y así, el alcornoque (Quercus suber) es un endemismo básicamente de España, Marruecos, Francia e Italia, y aunque el corcho no se puede extraer de otros árboles del mundo, no deja de ser un árbol sin grado de amenaza por su abundancia en todos estos países. Por el contrario, algunas plantas que se encuentran en España con muy pocos individuos y poblaciones, y por tanto están amenazadas en nuestro país por su escasez, no son endémicas porque abundan en otros países. Un ejemplo arbóreo es el carpe (Carpinus betulus), con cuatro pequeñas poblaciones en Navarra y Guipúzcoa, mientras que es muy abundante en el resto de Europa. Entonces, ¿tienen alguna categoría particular las especies que son a la vez endémicas y amenazadas? La respuesta es no. Sin embargo, a nadie se le escapa que no es lo mismo la extinción de una especie amenazada que sea exclusiva de España, y que por tanto suponga una pérdida irreversible en la biodiversidad mundial, que una especie no endémica que pueda ser reintroducida a partir de poblaciones de un país vecino.


¿Tienen todas las plantas el mismo valor de conservación?
Otro aspecto que no aparece explícitamente catalogado en las listas y libros rojos es la importancia (valor absoluto) de las plantas a proteger. Si quitamos el valor antropocéntrico de las plantas (intereses alimenticios, farmacológicos, rituales, etc.), tendremos que buscar un criterio más científico. Para ello la clasificación (sistemática) de las plantas es el mejor punto de partida. Cuando se habla de táxones normalmente se hace referencia a especies y subespecies, tal y como se suele manejar y hemos reflejado en los apartados anteriores. No hay que perder de vista que también son táxones los géneros, familias y categorías superiores.

Aunque todos son táxones, parece evidente que la perdida por extinción es más lamentable si se trata de un género que de una subespecie. Es decir, un género amenazado, porque su única especie tenga muy pocas poblaciones debería recibir acciones prioritarias frente a otros táxones inferiores. Y en nuestro país no hay muchos táxones superiores ya que la única familia endémica de nuestras latitudes (Aphyllanthaceae) se encuentra distribuida por todo el Mediterráneo.

Por ello, el valor absoluto de los táxones superiores es el argumento fundamental dirimido en el Proyecto Cero concedido por la Fundación General CSIC que se desarrolla en la actualidad y que lleva por título “¿Tienen todas las especies amenazadas el mismo valor? Origen y conservación de fósiles vivientes de plantas con flores endémicas en España”.


  Las Islas Canarias y Baleares albergan un buen número de especies amenazadas como consecuencia de la fragilidad de los ambientes insulares. Un endemismo sumamente en peligro es Naufraga balearica, con únicamente dos poblaciones en el norte de Mallorca. / Foto: Eva Moragues.



Fósiles vivientes y géneros endémicos amenazados
Dentro de la teoría de los relictos, se entiende como fósil viviente aquella especie viva de distribución restringida que no tiene parientes próximos más que en forma fósil. Si bien hay diferentes definiciones del término, nos referimos a plantas totalmente aisladas desde los puntos de vista geográfico, taxonómico y filogenético como consecuencia de la desaparición de sus poblaciones. Casos paradigmáticos en la botánica mundial son el gingo (Ginkgo biloba) de China, que es el producto de la desaparición de sus congéneres desde el Jurásico. "Una confusión muy común se produce al equiparar endemismo y especie amenazada. Un endemismo es un taxon exclusivo de un territorio concreto, al margen del número de poblaciones que se distribuyan en el mismo"Otro ejemplo es la Welwitschia mirabilis de Namibia y Angola, que supone un género amenazado de gran interés porque las especies y géneros próximos se distribuían en el Cretácico por África, Asia y América. Ya en nuestro país, contamos con una veintena de géneros endémicos de la península Ibérica e Islas Baleares, de los cuales cinco están catalogados “en peligro crítico”, categoría que antecede a “planta extinta”. Por todo ello consideramos que un estudio intensivo se debe realizar prioritariamente sobre estos cinco géneros de plantas con flores: Avellara, Castrilanthemum, Gyrocaryum, Naufraga y Pseudomisopates. Por el mero hecho de elegir estos cinco géneros en peligro crítico ya se cumplen dos de los tres criterios para seleccionar fósiles vivientes, es decir aislamiento taxonómico, ya que todos ellos constan de una sola especie, y aislamiento geográfico, ya que todos ellos presentan pocas poblaciones e individuos. Pero, ¿están todos ellos aislados filogenéticamente? Es decir, ¿pertenecen todos ellos a linajes alejados de sus parientes más próximos? El proyecto que se está desarrollando tiene como primer objetivo comprobar si estos géneros son linajes relictos. Es decir, esperamos que sean linajes pobres (una sola especie) frente a los linajes más próximos que estarían enriquecidos por un elevado número de especies (criterio filogenético relativo). También podría ocurrir que el linaje de estudio y el más próximo estuvieran empobrecidos en especies. Entonces, y a pesar de que el linaje de estudio haya sido reconocido como género independiente debido a sus características morfológicas, se puede aplicar un segundo criterio temporal (criterio filogenético absoluto). Mediante la aplicación de la metodología de los relojes moleculares, estamos en disposición de datar la filogenia que nos permita saber cuándo (tiempo absoluto) se separó el linaje de cada género de sus congéneres más próximos. Por tanto, si la fecha de separación es anterior a un evento histórico de relevancia en Europa, como es el establecimiento del clima mediterráneo, nos encontraremos con linajes antiguos que se ajustarán a la definición de fósil viviente.


Estudio de los “cinco más grandes”
Al igual que se llaman “big five” a las cinco especies de caza mayor (león, leopardo, rinoceronte, búfalo y elefante) que eran más difíciles de capturar en Sudáfrica, nosotros hemos adoptado un símil para las cinco especies en peligro crítico con rango taxonómico “más grande” (géneros). A las poblaciones de los “cinco géneros más grandes” desde el punto de vista de la conservación se les aplicará las técnicas y metodologías más modernas al servicio de la conservación.

En concreto, necesitamos conocer los procesos que han llevado a sus poblaciones al estado relicto actual de manera que se puedan frenar las causas más acuciantes. Análisis de biología reproductiva, biología de la polinización, regeneración, hábitat y diversidad genética serán realizados en poblaciones de cada uno de los géneros dado que el nivel de conocimiento es sorprendentemente pobre y fragmentado. Como último objetivo pretendemos detectar cuáles son las causas últimas que están impidiendo la recuperación de sus poblaciones. Una vez conocidas estas causas, propondremos medidas paliativas para que las poblaciones se recuperen y, en su caso, medidas que permitan su reintroducción.


Características biológicas de los “cinco más grandes”
Los cinco géneros más grandes pertenecen a distintas familias de plantas con flores y están distribuidos en diferentes provincias y comunidades autónomas de la España continental e Islas Baleares.


Avellara fistulosa
Planta perenne de la familia de las Compuestas que consta actualmente de una población española en el Parque Nacional de Doñana (Sevilla). Otra población localizada en Cádiz (Chiclana) no se ha vuelto a encontrar desde 1927. Cuatro poblaciones más se conocen en Portugal. No hay estudios filogenéticos de esta especie, aunque se espera que sea muy próxima a las especies del género Scorzonera.


Castrilanthemum debeauxii
Las poblaciones de esta planta anual de la familia de las Compuestas se han encontrado en las sierras contiguas de Castril (Jaén), Guillimona (Granada) y Cabrilla (Jaén). Sin embargo, solo la población de la sierra de Guillimona ha aparecido varios años seguidos en esta década. En principio parece que cumple los tres requisitos para considerarse fósil viviente porque, además de su aislamiento taxonómico y geográfico, una filogenia preliminar indica que forma un grupo hermano con otros dos géneros (Leucanthemopsis, Prolongoa) que contienen unas diez especies (ver imagen).


Gyrocaryum oppositifolium
Se trata de otra planta anual de aparición caprichosa cada primavera, pues se descubrió en grandes cantidades en la localidad sevillana de Constantina, donde no se ha vuelto a encontrar desde 1982. Más tarde se descubrió otra población en León (Ponferrada) en 1994 y otra en Madrid (Cadalso de los Vidrios) en 2000. La única población que ha podido ser seguida durante años es la de León, ya que la de Madrid aparece solo en algunos años benignos (por ejemplo en 2000 y 2005). Ha sido sin duda clasificada dentro de la enorme familia de las Boragináceas, aunque su posición sistemática concreta dentro de una de sus tribus taxonómicas sigue siendo enigmática. Si bien, ya hemos podido incluir esta especie en una filogenia de la familia a la que pertenece (Boraginaceae), la escasez de géneros próximos analizados impide saber cuál es su posición en el árbol evolutivo.


Naufraga balearica
Solo se puede encontrar esta planta perenne de la familia de las Umbelíferas en tres poblaciones del noroeste de Mallorca. En 1981 fue descubierta una población en Córcega, que no ha vuelto a aparecer con posterioridad. Su posición en el árbol evolutivo ha sido analizada en tres filogenias previas. No obstante, la escasez de muestreo de especies de otros géneros, especialmente de apios (Apium spp.) impide conocer si nos encontramos ante un verdadero fósil viviente (ver imagen).


  El hecho de que Pseudomisopates rivas-martinezii sea un género con una sola especie y con pocas poblaciones explica porqué no fue descubierto hasta 1987 en la conocida sierra de Gredos, donde es endémico. / Foto: Pablo Vargas.


Pseudomisopates
Sin duda esta planta de la familia de las Escrofulariáceas ha sido estudiada con mayor detenimiento que las demás gracias a la tesis doctoral de un miembro de nuestro equipo (Elena Amat). De hecho ahora se sabe que aparece en distintas partes de la sierra de Gredos (Ávila), con plantas de largos estolones distribuidas en dos núcleos poblacionales de La Serrota y de los picos de Gredos, ambos en Ávila (ver imagen).

Los resultados más recientes indican que su género hermano (Acanthorrhinum) está distribuido por el Atlas de Marruecos, que también consta de una sola especie. Por ello nocumpliría con el criterio filogenético relativo y no debería ser considerado un fósil viviente. No obstante, queda por saber si la separación entre ambos géneros es suficientemente antigua para que sea aplicado un criterio filogenético absoluto. Es decir, la cuestión es si se trata de dos linajes antiguos como consecuencia de una separación anterior al establecimiento del clima mediterráneo.

Perfil: Pablo Vargas

Investigador en el Real Jardín Botánico (CSIC), donde trabaja desde hace 25 años, con un paréntesis de una estancia posdoctoral de tres años y medio en Berkeley (California), Reading (Inglaterra) y Mainz (Alemania). Se inició en botánica gracias a la realización de estudios florísticos y biosistemáticos durante su periodo predoctoral, para pasar a un enfoque más evolutivo en años posteriores. Aunque las regiones geográficas de estudio han sido principalmente las regiones florísticas del Mediterráneo y Macaronesia, también ha realiado estudios en África, América y en territorios remotos como Hawaii y Galápagos. Su interés último ha sido, y sigue siendo, el estudio de patrones y mecanismos macro y microevolutivos que expliquen la gran diversidad de angiospermas y su desaparición. De hecho ha desarrollado proyectos de investigación en plantas amenazadas durante el período 2001-2008, dentro del amplio equipo de investigadores del Atlas de la Flora Amenazada de España.

Publicado en Núm. 03


  • ® Fundación General CSIC.
    Todos los derechos reservados.
  • Lychnos. ISSN: 2171-6463 (ed. impresa en español),
    2172-0207 (ed. impresa en inglés) y 2174-5102 (ed. digital)
  • Privacidad y Aviso legal
  • Contacto

¿Te gusta lo que hacemos? Síguenos en todo momento, a través de Facebook, Twitter y YouTube

Opciones de búsqueda